«Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.»  Mateo 28:19-20

Conocer a Dios es un constante proceso que vivimos día con día, algunos de nosotros conocimos a Dios desde que éramos niños y otros en su adolescencia y/o su vida adulta. Pero ¿Qué hay de las personas que aún no le conocen?, ¿es acaso su propósito vivir fuera de la cobertura de Dios para sus vidas?, con sinceridad, creo que no.

Hay tantas cosas buenas que podemos hacer por otras personas, pero esperamos que otros hagan algo primero para nosotros comenzar y eso es justamente lo que un día platicábamos con mi esposa, ¿Qué estamos esperando? Y fue allí cuando Dios puso en nuestro corazón iniciar un blog que pudiera bendecir a otras personas que necesitan conocerle y recibir una palabra de aliento que acerque su vida a la salvación que solo Cristo da.

Dios puede cambiar tu vida, si tú se lo permites. Todo lo que tu eres fue diseñado con un propósito por Él.

¡Conozcámosle juntos!